viernes, octubre 11, 2013

Urbanidades

Entre los hombres de letras de tradición más o menos anglosajona hay una especie de cholulismo del ingenio*. Es una actitud bastante estúpida.

Entre los intelectuales de inclinación más bien germánica (erudita, grave, "académica"... a fin de cuentas, sacerdotal) prevalece un abierto desprecio por ese tipo de frivolidades. Es una actitud más estúpida todavía.


* Aquí la RAE dictamina "ingeniosidad", que es más exacto y más horrible.
"Cholulismo" es un engendro completamente rioplatense.

2 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Publiqué lo tuyo en mi blog, pido permiso después de hacerlo. Es que temía que se me atragante el orgullo de saberme tu tía.
Abrazos, Juan.

Man dijo...

Está claro: cada uno debe hablar con la misma lengua con la que su madre le enseñó a rezar y como se entiende con su vecino. Por lo tanto me encanta esa clarísima y bella palabra lunfarda.
Yo, usando el palabrerío de los viejos de mi tierra (huerta de Murcia) diría:
"Pancho: No te calientes la mollera y no hagas ni puñetero caso a las gilipolleces de estos ascribiores foráneos. Tú a lo tuyo; ca cual con su cadacuala. Di las cosas como l´has mamao, con palabricas sencillicas y abonico pa que te entienda hasta el tontucio de la Anglaterra. Ca uno en casa y Dios en la de tos.
He dicío.