domingo, noviembre 23, 2008

Vagina Dentata

La sensación que alguien podría calificar como "sentimiento de lo divino" carece en su trivial, inapelable materialidad de toda relación con el juicio que afirma o niega la existencia de Dios.

Hay (o puede haber) un rincón desde el cual se huele, por instantes, el infinito.

Ese rincón no es siempre el mismo.

Y no siempre es un rincón.

3 comentarios:

Lina dijo...

Otra vez me vas a hacer investigar! Que te pario.

LA PAO dijo...

yo si lo se!!! felicitaciones tio!!!!!!

Migue dijo...

Como siempre, muy lindo post, seguramente no eh comprendido su absoluta profundidad, pero bue con que me guste en estos casos me basta.
A parte de eso te comento que ahora que estoy de vacaciones y muy al pedo e retomado el mando de mi blog, haciendo la misma producción de siempre, sencilla, corta y sobre todo critica, jajajaja.